viernes, 25 de mayo de 2012

Transformación.


De la imaginación a la realidad solo hay un paso. Hacer o no hacer, esa es la cuestión.
Una parte del espacio en CasaDecor antes de su decoración.

En un espacio vacío y dejado al abandono, en el que hay que respetar todos los elementos decorativos originales, resulta complicado introducir elementos que consigan una transformación completa.

Durante el proceso de creación, las ideas van y vienen. Se generan imágenes ficticias en el ordenador, se bajaran juegos visuales, y se formulan retos técnicos. Todo ello no son más que castillos en el aire. Una vez tomadas las decisiones de estilo y decoración, solo queda materializarlas. Que no es poco.

Para ello se toma la calidad como la columna vertical que mueve los hilos de todo lo que se va preparando. Desde las creación de las imágenes hasta la impresión existe un camino de largo recorrido. Ese camino comienza en la producción de imágenes que puedan ser ampliadas a grandes formatos con el máximo detalle. Por ejemplo, la idea de la pared que simula el cemento parte del criterio de que a muy corta distancia sea difícil identificar si el cemento es real o es una imagen impresa.

Por ello se toma la decisión de trabajar con un respaldo digital Hasselblad que permite crear ficheros de más de 400MG. Después de la selección de las imágenes, queda su procesado y preparación para la salida en la nueva maquina de impresión directa -una maquina AGFA que se llama Annapurna, como el macizo del Himalaya, supongo que el nombre lo han elegido para ilustrar la capacidad de la máquina de crear imágenes de grandes formatos-.

Ahora ya tenemos los elementos que van a decorar el espacio, pero el camino de la transformación no ha acabado. Completar y acabar las cosas siempre es un trabajo a contra reloj. La costura para los elementos textiles, el montaje de los elementos de electricidad para las cajas de luz y las luces de ambiente, la instalación de todo el conjunto en el espacio…

Sin embargo, el proceso se completa a tiempo, sobre todo porque hay una gran experiencia detrás de todos y cada uno de los trabajadores y trabajadoras, y es está experiencia y buen hacer es siempre lo que marca la diferencia.

El resultado es cuanto menos llamativo. Da un poco la sensación de un espacio un poco irreal, casi de videojuego, pero cada uno de los elementos están ahí, tal y como se han colocado. La transformación se ha completado.

Espacio una vez completado su decoración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario