miércoles, 3 de octubre de 2012

Clorofila Digital en DecorAcción.


Este fin de semana pasado se celebró en el Barrio de las Letras, en el centro de Madrid, un nuevo certamen de DecorAcción organizado por la revista Nuevo Estilo.

El evento consistió en tomar la calle. Esta vez, en vez de con protestas, con estilo, decoración, antigüedades, arte, cultura, y sobre todo buen rollito (que buena falta hace). 

Vista de una de las calle Cervantes abarrotada de público.


En el Barrio de las Letras se concentran gran cantidad de negocios, talleres y escuelas, relacionadas con el arte y la decoración. Por lo que no es de extrañar que se eligiera este contexto para la presentación de primicias para la decoración en base a las novedades más impactantes junto a antigüedades y obras de arte.

Uno de los puestos.


El certamen, que duró todo el fin de semana, sobrevivió a las lluvias del viernes y el sábado. Sin embargo, la afluencia de público fue muy alta. Las calles, los bares, las tiendas y los negocios, se llenaron de clientes y curiosos. Unos para inspirarse en las tendencias y otros para adquirir diferentes objetos de decoración a precios muy asequibles. Por supuesto, después del paseo, el barrio ofrece gran cantidad de bares y restaurantes donde reponerse en buena compañía.

Clorofila Digital en dentro de sus múltiples actividades suele participar de este tipo de eventos patrocinando actuaciones de artistas y entidades. En este caso, como ya comentamos en nuestro Facebook, colaboramos con Javier Soldevilla en su propuesta “El bosque de los Rotos”.

Panel explicativo de la instalación.


Javier, en colaboración con varias empresas, organizó una instalación en el restaurante Los Rotos, concretamente en el lateral que forma la calle Huertas con el callejón de la Berenjena. Por mi parte, desconozco la idea que Javier tenía en su cabeza, pero la sensación que creo en el espació que diseñó y montó en la calle, era como si se estuviera disfrutando de buena comida, buena bebida y buena compañía en pleno bosque, pero en el centro de Madrid. 

Aspecto del espacio antes de la llegada del público.


Incluso la música ambiental ayudaba a ello, por que lo que se oía por los altavoces eran los cantos de los pájaros. En realidad no faltó ningún detalle, desde los manteles, hasta las cubas para los que preferían estar de pié, desde las lámparas hasta las nubes, todo ha estado perfectamente decorado y ambientado.

Visión del espacio durante día.

Por supuesto, el bosque se recreó mediante impresión digital textil realizado en los talleres de Clorofila Digital. Y como podéis apreciar en las imágenes, con estas tecnologías de impresión se pueden obtener resultados muy impactantes.

Espacio al atardecer.


Por otra parte, y dentro del mismo evento de DecorAcción, participamos con la Fundación Síndrome de Down de Madrid en la presentación, en forma de exposición, de un trabajo colectivo entre fotógrafos y personas con el síndrome. Los primeros fotografiaron el barrio, y los segundos tomaron como inspiración esas imágenes y realizaron sus pinturas.

Vista de los paneles con las fotografías y los cuadros a la entrada del "Jardín del Angel".


En este caso, lo que se pretendía era mostrar a la sociedad que las personas que sufren las limitaciones del Síndrome de Down, tienen otras capacidades que les hacen especiales dentro del mundo competitivo en el que vivimos. 

Cartel en el suelo a la entrada del "Jardín del Angel".

Y estas no son más, ni menos, que su capacidad creativa, cuando se les da la oportunidad, y su capacidad de transmitir cariño y afecto. Que según lo que yo entiendo, es una carencia que necesitamos cubrir los que, a priori, nos consideramos sanos y útiles a la sociedad.

Panel explicativo del evento.


A través de este tipo de acciones, la Fundación nos muestra que estas personas, aunque con ciertas limitaciones, son más que capaces y útiles en un mundo cada vez menos humano y más materialistas.

Otra vista del trabajo presentado por la Fundación Síndrome de Down de Madrid.

Viendo las imágenes que han subido a flickr, podemos hacernos una idea de la felicidad y el cariño que podemos disfrutar en contacto con personas afectadas por el Síndrome de Down. Y en estos momentos tan complicados que vivimos, me parece que necesitamos sentir con más fuerza ese sentimiento de dar gracias a la vida, aunque sea complicada, que nos muestran con su trabajo y su mirada.

Foto de los artistas y las personas que les ayudan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario