viernes, 18 de octubre de 2013

Instalación – Fotografía sobre pared

DesEspaciados, 2013

La transformación del espacio es una de las constantes del ser humano. Adecuamos el entrono a nuestras necesidades para hacer más cómoda y agradable nuestra vida. Esta faceta tiene múltiples vertientes, una de ellas es su utilización para el arte y la comunicación.
Por otra parte, la evolución tecnológica de la fotografía ha permitido sacar las imágenes de sus soportes y formatos tradicionales para conseguir nuevas formulas creativas.

El espacio antes y después de la intervención.

Estas dos circunstancias han sido unidas por Bettina Geisselmann, una artista alemana afincada en España, para dar forma a una intervención artística en pleno centro de Madrid.
En las grandes ciudades hay espacios que se han ido abandonando y con el paso del tiempo se han querido recuperar para usos distintos a los que fueron dedicados en un principio. 
Este es el caso del Pasaje Comercial Fuencarral 77. Después de unos años en el olvido ha sido recuperado por el arte. En este espacio Bettina ha conjugado su particular trabajo creativo basado en la desubicación de lugares y personas para llevarlos a otros espacios donde su vida recorre contradicciones y analogías que hablan de una sociedad con distintas realidades en constante comunicación.

Trabajo de montaje de la instalación coordinado por Bettina.


En este caso, se mezclan dos edificios, uno situado en Madrid y el otro en Gijón, los dos de la misma época pero destinados a usos muy diferentes; el primero como pasaje comercial y el segundo como orfanato. 
Sin embargo, ciertos elementos arquitectónicos coinciden, y en el trabajo de Bettina se conjugan para crear volúmenes y formas que amplían el horizonte de las paredes creando cierto paradigma visual, entre lo irreal y lo real.

Este trabajo ha sido realizado mediante un sistema de wallcovering gracias a unas fotografías y unas aplicaciones de gran calidad. Se ha extremado el cuidado para que las uniones no se noten ya que el espectador puede observar la instalación a muy corta distancia.

Cristalera y montaje de la gran imagen que se ve nada más entrar.


Como sabéis existe una relación directa entre calidad de imagen y distancia de visionado; cuanto más lejano es el punto de observación menos definición de imagen se necesita para que el ojo humano observe la imagen con buena sensación visual. Por otra parte, cuanto más cercano es el punto de observación la definición ha de ser mayor.

La intervención permite sentir espacios diferentes en un mismo lugar.



Esta creación que presentamos, está colocada en las paredes del Hogar Canario que estaba situado en el mencionado pasaje que puede ser recorrido y observado de tal manera que sintamos un espacio reducido como un lugar amplio, dando la sensación de cierta desubicación espacial

No hay comentarios:

Publicar un comentario